ENTRENAMIENTO PARA EMBARAZADAS EN GRANADA

Importancia del entrenamiento durante el embarazo

Para las mujeres embarazadas la actividad física es una forma muy segura y efectiva para reducir los riesgos de salud adversos. Es recomendable que todas las mujeres embarazadas realicen actividad física durante todo el estado de embarazo y después del embarazo.
La realización de actividad física puede conseguir que vivas mejor tu experiencia de embarazo y mejorar tu salud y la de tu bebé. Se han encontrado estudios que las mujeres que realizan actividad física tienen una mejor resistencia física y estado de ánimo, así como la reducción de nauseas, fatiga y estrés. Además las madres y los bebés consiguen beneficios a largo plazo tras un embarazo activo.

Entrenamientos

La práctica del ejercicio físico debe ser de duración e intensidad individualizada, especialmente en el segundo y tercer trimestre del embarazo.
El ejercicio de tipo aeróbico y de fuerza (con propósitos de compensación muscular) aportan beneficios importantes a la salud y bienestar de la madre y del bebé.

Las adaptaciones en el desarrollo del ejercicio físico deben tener en cuenta el trimestre de gestación y la actividad previa al embarazo, entre otras.

Cualquier tipo de actividad o ejercicio que conlleven algún riesgo de impacto o presión – descompresión en el abdomen y puedan dañar al bebé debemos evitarlos.

En consecuencia al aumento progresivo de la lordosis lumbar y la alteración de la pelvis se aconseja fortalecer los abdominales y otros músculos implicados de cadera y columna. Hay ejercicios adaptados para embarazadas donde se entrenan los grupos musculares que intervienen principalmente en el parto. En este caso, los músculos de la pelvis pueden ejercitarse con contracciones y relajaciones voluntarias, ya que participan activamente en el parto y posterior al mismo tenemos que recuperar su flexibilidad. Al mismo tiempo, la espalda se siente afectada durante el embarazo por la necesidad del aumento del volumen abdominal para crear espacio al bebé, por tanto, trabajaremos los músculos de la espalda con el objetivos de mejorar su flexibilidad y su fortaleza.


Los principales factores que influyen en el tipo de actividad física son: edad de la madre, nivel de actividad, estado nutricional, hábitos deportivos…

Beneficios gimnasia para embarazadas

Un buen entrenamiento de refuerzo de todo el complejo abdominal y lumbo-pélvico ayudará a disminuir las consecuencias de la hiperlordosis lumbar generada durante el embarazo, previniendo así el dolor lumbar, el cual tiene una alta prevalencia en el último mes del embarazo, y también facilitará que la diástasis abdominal se vea menos alterada.

A nivel psicológico, la actividad física ayuda a aumentar la sensación de bienestar y a incrementar la energía para el día a día, lo que permite disminuir el cansancio que se produce en algunas embarazadas y favorece la calidad y los hábitos de sueño.

El entrenamiento físico hace descender el riesgo de diabetes gestacional y disminuye el nivel de glucosa de aquellas mujeres que ya la padecen.

Ayuda a controlar el aumento excesivo de peso durante el embarazo, hace descender el riesgo de cesárea y favorece a una recuperación más rápida tras el parto, tanto a nivel de peso como de la condición física previa.

Solicita tu Evaluación Gratuita