Yoga

Existen diferentes tipos de Yoga con el mismo objetivo; alinear cuerpo y mente. El hatha yoga es el origen de todos los tipos de yoga, tiene tres partes bien diferenciadas pero que se entrelazan entre sí durante toda la práctica: las asanas o posturas, el pranayama o respiración y la meditación. Vinyasa es una palabra que significa ‘fluido’ que más que un tipo de yoga, es hacer una clase de yoga con secuencias en movimiento, más activa, sin parones.

En mis clases propongo la unión de todos los conocimientos convirtiendo la práctica en una meditación a través del cuerpo. Cada postura (asana) impone su propio ritmo y forma de respirar.

En la ejecución del asana nuca debe haber una actitud competitiva ni siquiera con uno mismo. No es una práctica acrobática, ni un culto al cuerpo ni una reafirmación del ego. Los asanas
representan un trabajo consciente sobre el cuerpo que afecta al psiquismo y favorecen la evolución de la consciencia En la práctica del Hatha Yoga las posturas o asanas son más pausadas, manteniendo cada una de las posturas durante un número determinado de respiraciones. Se realiza así un buen trabajo isométrico (sin movimiento) de fuerza con nuestro propio peso corporal. Resulta una muy buena manera de aumentar o conservar la elasticidad, aportándonos a su vez, fuerza y tonificación muscular.
No necesita preparación física previa, por lo que es asequible para todas las edades, sexos y constituciones.

La práctica repercute sobre el sistema nervioso y el endocrino, mejora la coordinación cuerpo y mente. Se trabaja con la atención plena, que es la que se limita a percibir lo que es sin juicios ni prejuicios, sin discurso mental. Se unifican el cuerpo, la respiración y la mente haciendo del asana un apoyo meditacional.

Beneficios

– Practicando el Hatha Yoga, pues, en sólo unas semanas notarás cómo tu cuerpo es mucho más fuerte y flexible. El mantenimiento de las posturas de yoga por diferentes periodos de tiempo fortalece la musculatura.
Mejora el sistema inmunológico. La contracción y estiramiento muscular y el movimiento de los órganos ayuda al sistema linfático a combatir las infecciones y a eliminar los tóxicos del cuerpo.
Tonifica la columna vertebral. Todos los nervios se ramifican desde la columna vertebral conectando los diversos sistemas de órganos al cerebro. Si la columna vertebral está rígida, los impulsos nerviosos no pueden fluir libremente a través del cuerpo y los órganos internos se debilitan. Si mantienes la columna vertebral flexible, los nervios permanecen fuertes.
– Mejora considerablemente el sistema respiratorio, circulatorio, nervioso y digestivo del cuerpo.
Mejora la salud general. Equilibra el hambre, ayuda a la buena digestión, optimiza el funcionamiento de los órganos del cuerpo, equilibra la tensión y favorece el sueño
reparador.
– A nivel mental, el Hatha Yoga mejora el estado de ánimo y disminuye de manera notable los niveles de estrés. Relaja y centra la mente y libera tensión del cuerpo. Te aporta paz interior y enfoque. Te ayuda a estar presente y feliz.

Solicita tu Evaluación Gratuita