¿Qué es el entrenamiento invisible?

Cuando el esfuerzo se convierte en una costumbre, los éxitos se convierten en una constante. ¿Realmente haces todo lo posible por mejorar? Aunque seamos fieles y responsables con nuestra cita cotidiana con el deporte, no todo queda en el ejercicio físico. El acumular buenos entrenamientos es, sin duda, imprescindible. Pero también lo es descansar largo y tendido, por ejemplo.

Hablamos del entrenamiento invisible: Un proceso planificado y complejo que organiza cargas de trabajo progresivamente crecientes, orientadas a la estimulación de los procesos fisiológicos de supercompensación del organismo en el deportista, favoreciendo así el desarrollo de las diferentes capacidades y cualidades físicas con el objetivo de promover y consolidar el rendimiento deportivo. O simplificado: Aquel entrenamiento que lo llevamos a cabo de forma pasiva a través de los hábitos que conducen al correcto desarrollo muscular de una forma armónica y fisiológica.

No se trata solo de salir a correr, montar en bici o nadar. Un deportista de alto rendimiento valora su posterior recuperación para asimilar correctamente la carga y los estímulos del entrenamiento. El sobreentrenamiento, al contrario, puede perjudicar la recuperación y degradar el músculo.

A continuación, compartimos tres pautas para potencia el entrenamiento invisible:

1.- Llevar una buena alimentación e hidratarse de forma adecuada. La dieta debe ser sana, variada y abundante con el objetivo de contrarrestar el alto consumo calórico y no entrar en déficit.

2.- Reponer con carbohidratos y proteínas. Lo más rápidamente posible después del entrenamiento. Así conseguimos recargar los depósitos de glucógeno rápidamente y mejorar la posterior recuperación.

3.- Descanso. Dormir unas 8 horas al día y tener en cuenta los horarios de descanso para que el cuerpo se adapte a las cargas de entrenos. Realizar una siesta corta, ayuda.

Ya veis. Mantenerse en forma es una actividad que ocupa las 24 horas del día. Un estado de ánimo que nos fortalece física y mentalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *